Nuevo Estándar Europeo de Factura Electrónica: Situación Actual

09 Mar 2017

nuevo estandar europeo de factura electrónica

Compartelo:Share on Facebook4Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1

En artículos anteriores te explicamos las claves para implantar la factura electrónica, teniendo en cuenta el actual modelo de facturación, al tiempo que avanzamos una segunda parte para hablar del proceso europeo de estandarización. Ha llegado el momento de tratar esta importante cuestión: el nuevo estándar de factura electrónica en Europa.

El nuevo estándar europeo de factura electrónica es un tema muy importante puesto que te afectará desde un punto de vista práctico a la hora de facturar electrónicamente. Será un cambio que tendrá lugar previsiblemente antes de este verano, y que lógicamente suscitará algunas dudas a la hora de su implementación.

Sin embargo, no hay de qué preocuparse más allá de lo necesario. Sobre todo, no resultará problemático para las empresas o profesionales que cuenten con soluciones automatizadas que se adaptarán al nuevo estándar, como viafirma eInvoice.

A pesar de que aún no conocemos detalles finales, prevemos que la solución de viafirma, se adaptará sin ninguna dificultad al inminente estándar europeo.

La situación española: facturae

Hasta ahora, han sido los estados miembros de la UE los que, de manera unilateral, han ido regulando los formatos y procedimientos referentes a la factura electrónica.

Desde enero del año 2015, los proveedores de las Administraciones Públicas de España deben facturar electrónicamente a partir de una determinada cuantía. Al margen de los supuestos de obligatoriedad establecidos, en general el marco normativo es favorable a su uso de la factura electrónica para todos.

No olvidemos las enormes ventajas que supone la expedición de una factura en formato electrónico para emisor y destinatario, si bien a día de hoy se trata de una opción no obligatoria al formato en papel cuando se factura a otras empresas, al consumidor o usuario.

Entre otras ventajas, por lo pronto la medida ayuda a reducir costes, así como al control de las cuentas públicas y a la mejora de los plazos de pago, al igual que supone ventajas para los proveedores a la hora de mejorar la gestión. Nos encontramos en un momento de grandes cambios, entre los que destaca una necesaria transformación digital de las empresas y sus procesos. Entre ellos la facturación.

Volviendo a la aplicación normativa española, en virtud de la Ley 25/2013, de 27 de diciembre, de impulso de la factura electrónica y creación del registro contable de facturas en el Sector Público, desde el día 15 de enero del 2015 es obligatorio que sean electrónicas todas las facturas remitidas a las administraciones públicas, a través del Punto General de Entrada de Facturas Electrónicas de las Administración General del Estado (FACe)

De igual modo, debe puntualizarse que muchas de las administraciones pública han hecho uso de la potestad de exonerar de esta obligación para la emisión de facturas de menor cuantía, concretamente con un tope de hasta 5.000 euros.

Salvo exoneración, a la hora de emitir una factura a un organismo público en el territorio español, actualmente se debe efectuar siguiendo el formato “facturae”, pero el escenario cambiará cuando conozcamos los cambios necesarios para adaptarse al modelo europeo que está por venir, con vistas a estar preparados para facturar de cara a la entrada en vigor del nuevo estándar.

Hacia la estandarización de la factura electrónica

Nuevo estandar europeo Factura Electrónica

Los trabajos para la estandarización están en curso a escala europea, a punto de concluir. En efecto, el Comité Europeo de Normalización (CEN) trabaja sobre una estandarización de la factura electrónica.Un nuevo modelo común que será efectivo en mayo de 2017 y aplicable en 2018.

Lograr dicho modelo común está siendo una tarea compleja, puesto que deben tenerse en cuenta las particularidades contables y fiscales de muy distintos países, aunque el esfuerzo bien merece la pena, pues a cambio se obtiene la gran ventaja de la interoperabilidad.

En el artículo 3 de la Directiva 2014/55/UE relativa a la facturación electrónica en la contratación pública, publicada el 16 de abril de 2014, se establece que la Comisión Europea pediría al CEN la elaboración de la Norma Europea sobre Facturación Electrónica (Formato de Factura Electrónico Europeo), estableciendo como fecha tope de publicación el 27 de mayo de 2017.

Una legislación desarrollada en línea con la “Agenda Digital para Europa”, una de las iniciativas impulsadas por la Comisión Europea en el marco de la estrategia “Europa 2020”, según consta en el preámbulo de la Ley 25/2013.

Ello implica que los distintos países comunitarios, entre ellos el nuestro, deberán realizar las pertinentes modificaciones para ajustarse al próximo estándar de la norma europea. Antes, previsiblemente, habrá un tiempo de coexistencia entre el formato “facturae” y el que próximamente se establezca como estándar.

Corresponderá a España decidir los detalles de dicha coexistencia, a modo de periodo de transición, dentro de los plazos. Deberá aplicarse antes del 27 de noviembre de 2018 en lo que respecta a la Administración general del Estado y, con un margen mayor, en el caso del resto de administraciones públicas, es decir, regionales, autonómica y locales. Por lo tanto, será una cuestión importante a seguir, de la que conviene estar pendientes.  

Nuevo estándar europeo de factura electrónica. 

Nuevo Estándar Europeo de Factura Electrónica

Según prevé la ley, en el año 2018, el nuevo estándar europeo de factura electrónica estará listo y las empresas europeas dispondrán de un estándar común para poder facturar de manera electrónica a las administraciones públicas pertenecientes al entorno comunitario.

¿Qué gasto supondrá adaptarme al  nuevo estándar europeo de factura electrónica? Es una pregunta práctica, que probablemente estarás haciéndote. De hecho, ya sea de un modo u otro, en mayor o menor cuantía, la entrada en vigor del estándar supondrá inversiones por parte de las administraciones públicas y las empresas, con el objetivo de adoptar el modelo europeo.

En efecto, los sistemas deberán cambiar. Se dejarán de de implementar los modelos nacionales como el formato facturae y tendrá que empezarse a aceptar el nuevo modelo, contando con el periodo de transición antes mencionado..

A nivel de empresa o de trabajadores autónomos, la solución puede ser más sencilla. Si estás trabajando con una solución automatizada tan solo habrá que esperar a su actualización para operar conforme a dicho modelo y, en caso de plantearte comenzar con una, sencillamente deberás hacer la mejor elección en función de tus necesidades, idealmente desde un enfoque integrador, es decir, que con una sola gestión te permita llevar a cabo los trámites de envío de factura en formato electrónico para tu cliente, a la vez que te la emite en un formato legible para que así pueda ser almacenada por el departamento de contabilidad por ejemplo.

Tanto en el caso de tener que facturar con las administraciones públicas como en cualquier otro caso, un programa informático nos permitirá generarlas de forma sencilla en formato papel o electrónico, cumpliendo los requisitos legales y facilitándonos también su integración con el resto de los sistemas para una gestión empresarial eficiente y competitiva.

Como comentábamos al principio de este artículo aún quedan por conocer los pormenores de esta estandarización de la factura electrónica en toda Europa, sin embargo entendemos que los estándares seguirán las líneas que se están desarrollando en este momento.

Afortunadamente para quienes ya usan nuestro producto, viafirma einvoice se diseñó desde un principio con una enorme flexibilidad, no sólo adaptándose a los principales formatos vigentes, sino con una asombrosa capacidad para adaptarse a los futuros estándares. Hemos hecho bien los deberes 😉

Post relacionados

Compartelo:Share on Facebook4Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1

Sin comentarios

Dejar un comentario

*