Qué significará el Digital Single Market para Europa

21 Ene 2016

digital single market

Compartelo:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

En la actualidad, tanto Internet como las tecnologías digitales están transformando el mundo. Sin embargo, existen muchas barreras que impiden que  empresas y ciudadanos puedan beneficiarse de procedimientos digitales como el comercio electrónico. Por esta razón, la Unión Europea ha decidido ajustar sus políticas a fin de crear y llevar a cabo un mercado único, conocido como Digital Single Market. Veamos cómo repercutirá en Europa la creación de éste.

El Digital Single Market pretende crear un mercado único para la era digital en la Unión Europea. En otras palabras, que los 28 Estados Miembros, con sus 28 mercados nacionales, pasen a funcionar como uno solamente. El objetivo fundamental es eliminar las barreras que existen para la adquisición transfronteriza de bienes y servicios online. Este hecho contribuiría -según la propia UE- a generar miles de millones de euros al año y a crear cientos de miles de puesto de trabajo.

La realidad es que hoy en día existe una tecnología que no podemos utilizar porque no tenemos una legislación conjunta que se adecue a este mercado único. Así pues, a través de políticas y tratados, el Digital Single Market tratará de eliminar los obstáculos que hay en cuanto al comercio.

Este estado único se compondrá de tres áreas políticas que intentarán derribar la barrera entre el mundo online y el mundo offline.

Áreas Políticas del Digital Single Market 

digital single market

1.- Un mejor acceso a los servicios digitales 

Se pretende que el comercio electrónico sea más fácil y sobre todo asequible para las pequeñas y medianas empresas. Actualmente, el coste de entrega de los paquetes cuando se realizan compras a otro país es muy alto. Esto repercute de manera negativa sobre todo en las Pymes que pagan miles de euros para cumplir con las normativas vigentes en cuanto al IVA. Simplificar estas normas (como el pago online IVA), e intentar hacerlas comunes y extensibles a todos los países miembros (como la creación de un registro único), conllevaría un importante ahorro para las empresas.

2.- La digitalización como motor de crecimiento

En los Estados Miembros, todos los sectores deberán ser capaces de integrar las nuevas tecnologías. Para tal fin, habrá una inversión en las infraestructuras de las TICs, tales como el Cloud Computing, la creación de una Nube Europea para que las empresas que operan en Europa ofrezcan servicios de nube fiables ya que cada vez más usuarios la demandan de manera global.

3.- La creación de un entorno donde los servicios digitales prosperen 

Para ello se requiere una infraestructura segura y de confianza y con competencia leal. La Comisión Europea, viendo la proliferación de plataformas en línea, sitios web de compra y el uso de la información, ya se está trabajando en un nuevo reglamento para la protección de datos.

Además, recientemente la Comisión ha creado el Portal de Datos Europeo, para poder gestionar e interpretar la cantidad de datos que genera nuestra sociedad y aprovecharlos en favor de ésta, lo que se conoce como Big Data.

Los estudios han revelado que el tamaño del Open Data, o Datos Abiertos, crecerá un 40% entre 2016 y 2020. Esto traducido a cifras económicas supondrá unos 76 millones de euros.

No hay que confundir los términos Open Data con Big Data. Éste último podría generará casi un 2% en el PIB de Europa. Aquí os dejamos un post con las diferencias entre ambos tipos de datos.

Otro de los puntos en los que la Comisión Europea ha trabajado para generar esa confianza, ha sido a través de la  nueva norma europea de identificación electrónica 910/2014, conocida como e-IDAS. Os contamos cómo influye esta nueva norma dentro del Digital Single Market.

¿Qué beneficios aportará el e-IDAS dentro del Digital Single Market? 

digital single market

A raíz de este crecimiento digital y tecnológico, la antigua legislación que regulaba el uso de la firma electrónica en Europa, quedó desfasada, por lo que la Comisión Europea redactó una nueva normativa relativa a la identificación electrónica y los servicios de confianza en las transacciones en el mercado interior. Esto es el e-IDAS.

El fin de esta norma, es adaptarse a los preceptos del Digital Single Market donde se destaca que las comunicaciones electrónicas sean fiables bajo la “etiqueta de confianza”. e-IDAS es la legislación que regulará parte de estas infraestructuras tecnológicas y digitales donde los usuarios se sientan amparados y confíen plenamente en los servicios electrónicos.  

Entre otros puntos, este nuevo reglamento pretende adaptarse a los principios de usabilidad. La usabilidad mide la calidad de la experiencia que tiene un usuario o una empresa cuando interactúa con un producto o con un sistema.

Por poner un ejemplo de poca usabilidad, podemos referirnos al DNIe. Este DNI actúa como un documento de identidad tanto online como offline. Sin embargo, hay una descompensación entre la fecha de validez del documento y la del propio certificado. Esto no es nada práctico para el ciudadano. Por no hablar de que muchos ciudadanos aún no saben que su DNI también es un documento de identificación online; un certificado digital.

Del mismo modo, las empresas se encuentran con trabas como la falta de control sobre quién tiene acceso a la información, o el uso de otros países con certificados obsoletos, el uso de un lector para las tarjetas criptográficas…

Pues bien, e-IDAS entrará en vigor en julio del presente año trayendo consigo un marco jurídico legal y claro para garantizar que se reconozca la identidad electrónica traspasando las fronteras y la interoperabilidad de la firma electrónica en los países miembros de la Unión Europea.

Tres prioridades fundamentales se contemplan dentro de la normativa

1.- La confianza de los usuarios en utilizar estos servicios electrónicos y adaptarse a las tecnologías.

2.- Adaptar las normativas europeas a un mercado único reduciendo costes y haciendo las transacciones mucho más fiables para las empresas, sobre todo para las Pymes que  hasta el momento pagan altos costes.

3.- Garantizar el funcionamiento del mercado y la competencia leal.

Por tanto, y para resumir esta nueva normativa de la Comisión Europea, los certificados emitidos por un estado miembro de la UE, tanto si es de una persona física como de una jurídica, deberán ser aceptados por los otros estados miembros.

 

Qué beneficios traerá consigo el Digital Single Market 

digital single market

Si realmente en Europa se consigue consolidar un mercado único, los beneficios para la propia comunidad, así como para ciudadanos y empresas, serían mucho más positivos de lo que imaginamos.

1.- Desaparición de barreras nacionales 

Un claro ejemplo de este hecho lo tenemos en las comunicaciones telefónicas. Si comparamos el precio de una llamada de teléfono a otro país de la UE hace cinco años y ahora, el coste en la actualidad es mucho menor.

Aunque con resistencia por parte de las grandes operadoras, la eliminación de las tasas añadidas por roaming es un hecho consumado a corto plazo. La evolución de las tecnologías de telefonía móvil (4G y la próxima 5G) permiten al consumidor acceder a productos y servicios con velocidades hasta hace poco inimaginables, al tiempo que las redes wifi gratuitas se extienden rápidamente en entornos públicos y privados.

Todo ello favorece cualitativa y cuantitativamente el acceso a servicios digitales del consumidor, pero queda mucho camino por recorrer.

2.- Creación de puestos de trabajo

El Gobierno de España estima el crecimiento en 3.8 millones de empleos, en el entorno de un mercado único digital real.

Como os hemos comentado anteriormente, tanto el aumento del Big Data como el aumento de los Datos Abiertos se verán traducidos a millones de euros que ya generaron cuatro millones y medio de trabajos en el 2015 en todo el mundo.

Además, gracias a la creación de este Digital Single Market, la UE dará subvenciones para poder desarrollar una mayor tecnología que afiance el mercado único y se adecue a su vez a las políticas de Europa 2020.

3.- Oportunidad para los negocios

Hoy día, las empresas que tienen comercios online acceden a unos 500 millones consumidores. Gracias al mercado único europeo, el nivel de competitividad con respecto a otras potencias mejorará notablemente. Esto resulta muy atractivo para los inversores extranjeros que ven una posibilidad de acuerdos y transacciones económicas con Europa.

4.- Identificación en bancos y Universidades 

La estandarización de las identidades digitales favorecerá el desarrollo de entidades públicas y privadas. Un ejemplo claro lo tenemos en los bancos y universidades.

Con la identidad electrónica consolidada, el acceso al sistema de becas en universidades públicas europeas será mucho más sencillo. Además, si los certificados digitales son válidos en cualquier país, se multiplican las oportunidades de financiación para particulares y empresas, mejora la calidad del mercado y provocará sin duda la generación de millones de euros de beneficios.

Aunque bien es cierto que ya vemos esta evolución hacia un único mercado europeo, tendremos que esperar un poco para conseguir una perfecta unión entre la teoría y la realidad. Lo que sí es cierto, es que el proceso de unificación ya está en marcha y avanza a pasos agigantados. Hasta pronto.

Post relacionados

Compartelo:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Sin comentarios

Dejar un comentario

*